Archivo del presente: Emmanuel Pellegrino

Escrito por

Emmanuel Pellegrino

 

¿Cómo te definís?

Creo que soy un creativo. Me considero una persona creativa que lo volqué en el arte, podría haber sido en otras cosas, pero creo que soy bastante bueno para las cosas creativas.

 

¿Creés qué a los artistas se les tiene en cuenta a la hora de desarrollar nuevas políticas culturales en nuestro país?

No creo que se los tenga en cuenta. En realidad creo que falta un poco más de incluirlos. Siempre se queda por ahí con la palabra de algunos pocos que tal vez son los más reconocidos, pero realmente pasan muchas cosas a nivel barrial y a nivel ciudad. Creo que hay muchas leyes que también tendrían que opinar los artistas, tanto en cosas del patrimonio como cosas para el futuro de la ciudad que eso va a ser el patrimonio.

 

¿Qué políticas culturales que se llevaron o llevan a cabo destacarías? ¿Qué nuevas políticas culturales creés que se deberían desarrollar? ¿Quiénes deberían participar en la definición de dichas políticas?

Todo lo que tenga que ver con el barrio lo destaco siempre. Mi plan, siempre que empecé a pintar en la calle los murales y tomarlo como más en serio, fue modificar una zona de un barrio de una ciudad. Así que cuando vos te das cuenta del impacto que eso tiene, hay que tomárselo un poco más en serio. Todo lo que tenga que ver con mejorar los barrios me parece que suma, porque para la gente básicamente son cosas que necesita y a veces se pasan por alto.

Políticas nuevas no creo que se pueda inventar nada. Yo creo que se puede apoyar más y no solamente desde la parte monetaria, que por lo general es lo que pasa es buscar subsidios o cosas así, sino un poco más desde lo educativo. Es decir que los artistas se eduquen del porqué de los proyectos y cómo cualquier persona que está en la calle y tenga una habilidad pueda volcarla en un proyecto.

Y deberían participar en las políticas la gente capacitada, yo creo que hay muchos problemas que pasan porque mucha gente está en ámbitos en donde no tendría que estar. Tal vez las decisiones las tenía que tomar alguien que sepa. Por ejemplo el caso en el patrimonio en cuanto a cosas de los Museos de Arte, la misma gente que hace esos lugares es la que debería tener un peso mayor su opinión.

 

¿Qué te parece la situación actual del arte?

Está complicada la situación, venimos de dos años de estar encerrados y eso afectó un montón. Si bien tal vez para algunos fue mejor estar encerrado en su propio taller, como para mí por ejemplo, a nivel trabajo es muy difícil vender arte en Argentina. Es muy difícil vivir del arte uno tiene que hacer un montón de otras cosas.

Así que fue difícil y está en un momento difícil porque todo depende mucho de la inversión y hoy en día invertir está complicado.

 

Pensando en los últimos diez o veinte años, elija obras o muestras de otros artistas de Bahía que, a su criterio, son fuertemente significativas y cuente por qué.

No sé si significativa, pero me gusta que se hagan cosas. En Bahía se está empezando a hacer cada vez más. Está bueno porque es mostrar a los artistas locales que hay muchos y muy buenos y tal vez se debería mostrar más.

Así que tal vez todas las muestras que he podido ver del museo, las charlas, las exposiciones y todas las cosas que se hacen en torno al Museo de Bellas Artes y el Museo de Arte Contemporáneo siempre trato de estar.

 

¿Qué dificultades encontrás trabajando en Bahía? ¿Qué beneficios?

Dificultades creo que económica es la más simple de ver porque el mercado de arte es muy complicado. En Bahía no creo que haya un mercado de arte muy grande como para que artistas vendan obras, eso requiere inversión tanto a la obra y como infraestructura también porque eso es algo que hay que organizarlo.

No es fácil subastar. En ese sentido uno tiene que trabajar mucho en internet para mostrarse en otros países y eso funciona por suerte. Pero Bahía es complicado porque tiene un mercado de arte bastante chico así que es difícil.

Y beneficios tengo más tiempo para dedicarme a mi trabajo también. Viviendo en otro lugar colapso de trabajos, nunca tenés tiempo y terminás haciendo arte para otros todo el tiempo.

Lo que estoy tratando hacer estos últimos años es poner un poco de pausa y tratar a dedicarle más tiempo a mi obra, a mi estilo, mi mensaje y yo quería encontrar un poco más de tiempo.

 

¿Con qué otros artistas estableciste relaciones? ¿en qué lugares?

Yo volví a Bahía hace poco así que es como que me siento nuevo, incluso siempre que estuve acá vivía en el museo con grupos de artistas de escuela de artes visuales donde también estudié y formé diferentes grupos así que siempre traté de vincularme. Tal vez hoy en día con los que pintan murales son los que más me vínculo, son gente joven que se está dedicando a lo mismo que yo.

Pero trato de estar en todos lados en donde me interesa estar, donde hay algo que me llame la atención para hacer y para mejorar. Además considero que no todo se trata de pintar sino a veces tienen mucho más que eso, así que yo trato de ir aprendiendo y mejorando en todo lo que hago.

 

¿Cuándo empezaste a interesarte por el arte?

Desde muy chiquitito, en el jardín ya decían que dibujaba mucho y le dedicaba mucho tiempo. Tal vez era más tímido y me dedicaba más tiempo a estar solo dibujando y a hacer ese tipo de actividades.

Después ya en la escuela, en el colegio secundario, siempre hice lo que hago y se notaba. Dibujé todos los guardapolvos en mi colegio, hice como 35. Claramente me gustaba dibujar, pintar y sigo haciendo eso hasta ahora en realidad.

 

¿Cuándo decidiste dedicarte profesionalmente?

Ya tengo 41 así que profesional fue que cuando empecé a estudiar en el secundario, pasé a la Universidad de Artes y ahí me lo tomé un poco más profesional, pero ya trabajaba en murales, cartelitos de diseño y de todo un poco.

Cuando hice los primeros trabajos creo que empezaron en el secundario con banderas para colegios para las tribus.

Yo pintaba banderas desde siempre y tal vez cuando pude estudiar me empecé a dedicar un poco más en serio a pintar, pero ya hacía trabajos de pintura mural incluso en los 90.

Encontré un poco el desafío en los murales por el tamaño poderoso porque quería probar otras cosas que no existían y empecé a pintar graffitis en el 98.

 

¿Cuáles son tus influencias o referencias más directas?

Creo que los movimientos culturales nuevos son lo más directo porque yo consumo mucho arte urbano, o sea, tuve la suerte de vivir en algunos países de Europa y tengo amigos que trabajan en estos mismos casos todo lo que es arte urbano, de graffiti, murales. Por eso trato de estar siempre al tanto de las nuevas cosas que salen en cuanto a ideas, en cuanto a materiales, etc.

La tecnología avanza también un montón, las pinturas cambian las técnicas así ­que creo que los movimientos nuevos de artes me mantienen bastante atento.

 

¿Cómo definirías tu obra? ¿sentís que ha habido algún tipo de evolución en tu obra?

Creo que hubo una evolución técnica más que nada porque me dedico mucho tiempo.

Lo que estoy tratando de hacer es mejorar la parte conceptual, en la parte de proyectos grandes para mejorar un barrio.

Ahora estoy en un proyecto a base de los murales transformando un pedacito del barrio de Tiro Federal, donde yo nací. Es una serie de 20 murales más o menos, son 200 metros cuadrados es un paredón gigante. Me lleva mucho tiempo porque es algo a pulmón. La idea es mejorar esa zona frente a la plaza del barrio que es una zona que antes no existía y que hoy es un lugar increíble de fin de semana. Esto es para mejorar un poco esa zona, un compromiso fue crear ese lugar y creo que es el desafío de ahora en adelante. Igualmente un par de años me va a llevar, tal vez menos si consigo ayuda.

¿Cómo crees que ha sido tu transformación artística a lo largo de los años?

Creo que al hacer tantas cosas pude madurar un montón en la parte de mensaje y proyectar las ideas.

También la gente no se da cuenta que puede generar una buena idea, ir a pedir ayuda para hacer la realidad. Tal vez se quedan pensando en que nadie le va a dar importancia o que no es significativo. Pero si vos realmente lográs algo para el barrio, como te decía antes, todo suma desde un pequeño mural a un proyecto. Eso lo veo en la gente que me para hablar en la calle y dice ‘qué bueno que alguien le da importancia a este lugar’. Al mejorar un lugar se deja de tirar basura, y es un pequeño detalle que hace un cambio grande y eso creo que la gente lo tiene empezar a ver un poco más para dedicarse un poco más de lleno y en serio a la parte artística.

 

¿Próximo proyecto?

 

El próximo proyecto que quería contar es el del Paseo de los Murales, eso que te venía diciendo, y que va a llevar un tiempo largo.

Son muchos murales, tengo la intención de juntar efectivo para poder atraer artistas de otros lugares también y así reconocerlos y pagarles lo que merecen.

También lleva un trabajo porque no solo es pintar, tengo que organizar una parte donde juntar el dinero para poder pagarle las horas de trabajo que vengan los materiales, los andamios y esto lleva un montón de inversión que sale más que nada de mí y algún que otro vecino que va sumando ahí por internet.

De todas maneras mi proyecto creo que a futuro es terminar ese lugar y ver si surge cambiar otro barrio. Me encantaría ir por los barrios cambiando espacios, pero todo eso requiere una gran inversión y estamos en tiempos complicados. Pero pienso que cuando uno quiere hacer un cambio en serio tiene que ponerse a hacerlo.

 

Dónde naciste, a qué escuela fuiste, a qué club, dónde vivís ahora (barrio)

Nací en Bahía, fui al Colegio Juan José Paso desde toda la vida, primario y secundario. Me mantuve siempre en el barrio así que jugaba en el Entubado atrás de Bella Vista y Tiro Federal, soy hincha de Club Alem.

Y actualmente vivo en el centro de la ciudad.

 

Ping pong

Un lugar: Berlín

 

Un libro: “Teorías del posmodernismo” de Jameson

 

Un cómic: Batman

 

Una película: Matrix

 

Una canción: Algún set de electrónica

 

Un artista: Ron Mueck, escultor hiperrealista increíble.

 

Un museo o centro artístico: El Museo del Deporte me encantó.

 

Una obra de teatro: hace mucho que no voy, así que creo que te la debo a esa.

 

Un recuerdo: Mi último viaje por Austria

 

Por Julián Etchande 

Article Categories:
Archivo del presente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Shares
X