Archivo del presente: Paula Di Canto

Escrito por

Paula Di Canto

 

¿Cómo te definís?

Como mujer libre y soberana

 

¿Creés que a los artistas se les tiene en cuenta a la hora de desarrollar nuevas políticas culturales en nuestro país? 

Mirá no tengo mucha información pero me imagino que si se los tuviera en cuenta habría muchas más becas, mucha más movida en donde se le pagaría al artista.

Se entiende que hay concursos pero no es tal el nivel de difusión que creo que tendrían que tener.

 

¿Qué políticas culturales que se llevaron o llevan a cabo destacarías? ¿Qué nuevas políticas culturales creés que se deberían desarrollar? ¿Quiénes deberían participar en la definición de dichas políticas? 

Bueno esto de una mayor apertura de los museos fue un cambio. O sea yo vengo del MAC (Museo de Arte Contemporáneo) de hace años y fue una evolución muy buena.

En cuanto a políticas creo que se debería empezar a posicionar el arte y a los artistas como profesionales como en otros lugares del mundo en donde es una profesión no un hobby. Debería haber más facilidades de generar proyectos sustentados que después tengan que ver con el arte y la ecología. Yo creo que en este momento tenemos que mezclar esas dos cosas.

Y quiénes deberían participar creo que gente que realmente le interese apuntar al beneficio, a sumar y no a hacer negocios. Tendría que haber artistas y también ciudadanos comunes porque el arte está en comunicación constante con la sociedad.

 

¿Qué te parece la situación actual del arte?

No sé, creo que no soy una artista que padece una vida dura. No estoy muy al tanto, yo hoy estoy joya pero por ahí hay un despertar, hay mucho digital y viene un arte más cibernético. Creo que no tengo demasiado conocimiento pero tiene infinitas posibilidades sociales para pensar

 

Pensando en los últimos diez o veinte años, elija obras o muestras de otros artistas de Bahía que, a su criterio, son fuertemente significativas y cuente por qué.

Voy a hacer un acto de heroico y voy a hablar del mega cangrejo que es, o sea fue y ahora por suerte ya es, una actividad muy importante en la ciudad.

Obviamente que lo hice con mucha pasión pero creo que se logró todo, en un contexto y en una movida que tuvo muchos tropezones.

Hubo cosas que por ahí se desatendieron pero bueno ahora termina estando en un espacio público que era la función porque es una donación. Fue un desafío el haberlo hecho en vivo con gente que estaba súper bien predispuesta.

Además de distintos cambios de gestión, que es una cosa que para mi tendría que sobrepasar, estos eventos tanto lo artístico como lo cultural tienen que importar igual para un lado que para el otro.

O sea para todos, tuvo vaivenes y ahora la verdad que está en bulevar y es la mascota del club Huracán de Ingeniero White que me encanta, o sea hay toda una hinchada que lo cuida.

Y lo último esto que se genera está  buenísimo de compartir la autoría, o sea es una obra donada y ahora se termina de aggiornar con quien colabora desde el barrio. Además hay un chico que pinta a nivel profesional que se sumó y cambió, está impactante parece un Power Rangers (sic).

 

¿Qué dificultades encontrás trabajando en Bahía? ¿Qué beneficios?

Yo soy nacida y criada acá, entonces ahora el gerente de no se qué era el novio de tu prima y eso es como que no sé si es fundamental pero ayuda. Después de trabajar un montón de tiempo también tengo un reconocimiento que a veces digo está bueno eso.

 

¿Con qué otros artistas estableciste relaciones? ¿en qué lugares? 

En realidad trabajé siempre armando equipos y sí hay un antes y después en un contacto con una artista que ha zarpado hace poco. O sea el tipo me ofreció poner en su lugar en Buenos Aires y a partir de eso con una beca en París y exponer ahí. Esa era una de las cosas que aprendí de ese ser, de ver qué necesitás y hacer buenos canjes.

Eso me marcó y tuvo una trascendencia super buena y estoy super agradecida.

 

¿Cuándo empezaste a interesarte por el arte? 

De los nueve años me parece. Es más, el otro día encontré una foto que tenía guardada. Estaba en este mismo patio (lugar de la entrevista) y en vez de mandarme a dormir la siesta me daban cerámica, arcilla y me pasaba tres horas así, super concentrada.

 

Después ya de grande, a los 18 cuando definimos qué queremos hacer, la Escuela de Artes Visuales fue para mi una maravilla.

Ya de chica se armaban cosas comunitarias con todo el equipo y la dirección te apoyaba. Fue un buen lugar de estudio.

¿Cuándo decidiste dedicarte profesionalmente?

A los 20 años, tarde (sic). En realidad de más pendeja pero tengo una hija que hasta los veintitantos no me daba el tiempo. Y a los veintitantos renuncié, soy docente jubilada en arte.

Estar jubilada es un estado maravilloso y decidí dejar de dar tantas horas y dedicarme, o sea reducir mis ingresos pero ganarlos, y bueno gracias a eso tuve todo el tiempo para poder hacer esto y me di el tiempo.

 

¿Cuáles son tus influencias o referencias más directas? 

En lo que hago yo el universo mismo. No tengo eso de influencias. Creo que uno no es sino que hay cosas que atraviesan que uno permite que sean.

Para eso se tiene el coraje, la fuerza, el tiempo, así que no tengo otros artistas.

 

¿Cómo definirías tu obra? ¿sentís que ha habido algún tipo de evolución en tu obra? 

Mi obra es hermosa. Tiene una función super importante esto de no ser bella o que digan “ay qué placer” o qué movimiento o lo que sea. Que sean de chatarra o de plata, el mensaje tiene que ser salvemos el planeta.

Ahora estoy más con el tema de las intervenciones, estoy yendo a Corrientes a elaborar con una mujer que hace telares a gran escala y hay un proyecto de una cosa medio extraña así que todo con reciclado y voy por eso.

 

¿Cómo crees que ha sido tu transformación artística a lo largo de los años?

Bueno, cíclica. A veces voy y vengo y puedo hacer mi trabajo en cualquier lado del mundo entonces eso es maravilloso. Hoy con nada, me compro un par de tijeras, no mucho más y una hornalla y listo.

En España se me complicaba porque tenían todas las cerámicas radiantes y no y no las podías hacer pero bueno se soluciona.

 

Próximo proyecto:

Este que te conté de Corrientes. Y también tengo una bomba: hay una luz, es una posibilidad que yo cuando estuve en Canarias (España) en la pandemia me prestaron una casa y produje ya que estaba como becada.

Me levantaba y lo que tenía que hacer era arte así que organicé un par de producciones como para una muestra importante y la dejé montada en esa casa que me prestaron y una persona se conectó y lo expuso. A él gusta mucho subir a las redes.

Así que hay posibilidad de que salga ese ese proyecto que sería como super genial.

 

Dónde naciste, a qué escuela fuiste, a qué club, dónde vivís ahora (barrio)

Nací en Bahía. Fui a la Escuela  Inmaculada. En cuanto al club de la ciudad estoy entre Estudiantes y Olimpo.

Y el barrio este es el Almafuerte, que es microcentro creo.

Ping pong

 

Un libro: Juan Salvador Gaviota, un libro que todos deberían releer.

Un cómic: el eternauta

Una película: Matrix 1, 2 y 3.

Una canción:  no tengo una porque escucho electrónica y nunca sé ni quién es el DJ. También escucho house y deep house.  Hernán Cattaneo me encanta, también hay muchos locales pero eso ya es pasar a otro plano.

Un artista: Dalí

Una obra de teatro: Rotos de amor, del grupo caos, 1996.

Un recuerdo: no es un recuerdo pero es un decreto: yo en la playa con el mate 24/7 y 365 días.

 

Por Julián Etchande 

 

Article Categories:
Archivo del presente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Shares
X