Archivo del presente: Valeria Vigier

Escrito por

Valeria Vigier

 

¿Cómo te definís?

Me defino como una actriz de carne y hueso, de raza, con un historial importante y ahora incursionando una vez más en la Dirección. Así ­que la verdad que me defino como una persona apasionada en todos los ámbitos.

 

¿Creés qué a los artistas se les tiene en cuenta a la hora de desarrollar nuevas políticas culturales en nuestro país?

Poco y la verdad que creo que deberían ver mucho el interior del país. Porque a veces esto lo manejan los políticos y desconocen el esfuerzo inmenso que hacemos los artistas en poder producir un espectáculo con el dinero y el tiempo que lleva todo.

La verdad que en cuanto a las políticas culturales a veces estamos un poco olvidados y no nos tienen en cuenta a la hora de debatir estos temas.

¿Qué políticas culturales que se llevaron o llevan a cabo destacarías? ¿Qué nuevas políticas culturales creés que se deberían desarrollar? ¿Quiénes deberían participar en la definición de dichas políticas?

Lo que destaco particularmente en Bahía Blanca es la Comedia Municipal que creo que es un logro inmenso para la ciudad. Esto de llevar el teatro a las sociedades de fomentos, a las escuelas, a los barrios está buenísimo porque la gente cuando va a los teatros tiene que pagar una entrada y en este caso el Instituto Cultural, junto con la Asociación Argentina de Actores, mantienen esta Comedia Municipal y nos parece que es maravilloso.

Por otro lado la corriente artística que hay en Bahía Blanca, hay salas de teatro y grupos de teatro maravillosos que elaboran todo el año así que destaco eso, el trabajo intenso de mucha gente y de muchos hacedores de la cultura en general.

En cuanto a nuevas políticas culturales la verdad que creo que lo que tenemos que hacer hincapié es en el apoyo de difusión sobre todo. A la hora de difundir un espectáculo en la ciudad particularmente nos manejamos mucho con periodistas o medios de difusión que te conocen, que saben lo que hacés y que de alguna manera ellos te apoyan en la difusión.

Pero la verdad que creo que en eso el Instituto Cultural o el Municipio debería apoyar, en cuanto a lo que es difusión, más a los hacedores de la cultura

Y si hablamos de dichas políticas culturales y quiénes deberían participar todo lo que concierne al Instituto Cultural y el Concejo Deliberante. Como también todos los medios deberían tener un espacio donde le puedan dar voz a los artistas que en ese momento están trabajando.

 

¿Qué te parece la situación actual del arte?

Me parece que, como te dije recién, hay una corriente importantísima en todas las disciplinas del arte, en baile, en canto, en teatro, en pintura.

Me parece que hay una corriente muy importante y que cada vez son más. Con el teatro, como yo digo, salva vidas porque la verdad que yo doy clases de teatro y tengo un grupo maravilloso, de gente grande, que se anima a jugar. Yo siempre digo que hacer teatro es permitirse jugar en la vida.

 

Pensando en los últimos diez o veinte años, elija obras o muestras de otros artistas de Bahía que, a su criterio, son fuertemente significativas y cuente por qué.

A mí particularmente, y yo hace muchos años que estoy en esto, hay una obra que me marcó que no es de Bahía.

Yo tenía 10 años cuando vi una obra, una comedia musical, que se llamó “Están tocando nuestra canción” en la que actuaba Víctor Laplace y Valeria Lynch.

Imaginate que tengo 55, la vi a los 10, y creo que fue una obra que a mí me marcó.

Después de eso creo que fue el puntapié inicial para iniciarme en lo que fueron mis musicales infantiles y la verdad que fue una obra que me marcó un camino que yo quería seguir en la vida.

Además sumado a ello hacer espectáculos para niños, que si bien mi raíz fue espectáculos para gente grande sobre todo siempre apoyada mucho en la comedia, descubrí­ que lo que yo quería era dedicarme a un público infanto-juvenil.

 

¿Qué dificultades encontrás trabajando en Bahía? ¿Qué beneficios?

El beneficio básicamente es la trayectoria que uno ha hecho, como ha trabajado durante tantos años.

Hace 40 que me dedico al teatro y bueno creo que eso tiene que ver con la trayectoria, la disciplina, el compromiso y yo creo que eso la gente lo valora y lo acompaña.

Yo pertenezco a un grupo que se llama “Entreveros”, más de 20 años perteneciendo a este grupo. Creo que eso es lo que la gente hace que te acompañe y que además presentes cosas que el público le ha gustado.

Faltaría en la difusión, es lo que nos hace falta a los artistas locales, ese puntapié que nosotros no estamos en condiciones de afrontar una pauta publicitaria.

 

¿Con qué otros artistas estableciste relaciones? ¿en qué lugares? 

Yo empecé en la Comedia del Sur con Olga Postigo, Alberto D’amico, ellos fueron mis maestros cuando yo comencé a los 15 años. Y después bueno trabajé con mi gran compañero que fue Jorge Ventura con el cual hicimos muchísimas obras de teatro.

También con Víktor Mansilla, Luz Guerrero y Jorge Bedini, entre otros.

 

¿Cuándo empezaste a interesarte por el arte? 

Siempre digo que desde el día que mi madre me concibió yo ya estaba actuando en el útero  eso lo tengo re claro. Creo que nací artista, ya que mi primera actuación fue cuando yo iba a un colegio de monjas y éramos todas mujeres. Un día se hizo un pesebre viviente en la escuela y como no había varones había que buscar un niñito Jesús. Yo tenía 5 años, me pusieron un pañal de tela, porque en ese momento no existían los descartables, e hicieron un pesebre a mi medida. Recuerdo que me llevaron al carpintero porque me tomó las medidas y ese fue mi debut: desnuda con un pañal.

¿Cuándo decidiste dedicarte profesionalmente?

Profesionalmente empecé a dedicarme cuando tendría 19 años. Me fui a estudiar a San Luis y cuando volví me llamaron de la Comedia del Sur para participar de un proyecto que se llamó “El día que cliquearon la financiera”, que fue un boom en Bahía justo era la época de la hiperinflación.

Éramos once actores y era un musical, así que a partir de ese momento fue donde yo tomé el teatro como un trabajo. Si bien lamentablemente no podemos vivir de esto pero bueno ahí estamos resistiendo esta profesión.

 

¿Cuáles son tus influencias o referencias más directas?

La verdad que creo que mi padre era un artista y creo que los genes están. Además mi madre fue un pilar en la vida. Igual mi marido que me ha acompañado desde hace 34 años en esta profesión que es fundamental. Creo que por eso el éxito de mi matrimonio porque me acompañó en cuanto a proyecto quise armar.

También mis hijos, mi familia, mis hermanos y mis amigos que siempre están presentes así que la verdad que son ellos.

 

¿Cómo definirías tu obra? ¿sentís que ha habido algún tipo de evolución en tu obra?

Mi obra para mí es el trabajo, es la constancia, es el ensayar siempre sin importar la hora, ya sea 8 de la mañana de domingo o un sábado terminar a las 12 de la noche.

Es el compromiso y como un modo de vida también. Para mí el teatro es mi modo de vida.

 

¿Cómo crees que ha sido tu transformación artística a lo largo de los años? 

Una va creciendo y esto es como una obra de teatro. Una ensaya y llega el día del estreno que yo digo que es parir un hijo.

Pero después esa obra de teatro va creciendo a medida que van pasando los días y las funciones. Va creciendo y creo que en este caso es como que uno va creciendo también en los trabajos que a lo largo de los años va adquiriendo en obras de teatro. Mi crecimiento es día a día.

 

¿Próximo proyecto? 

La Comedia Municipal, que este año me toca abordar el segundo semestre del 2022, con una obra que se llama “Chocolate por la noticia”.

Es una obra infanto-juvenil para toda la familia, escrita por Mariano Cossa y con un elenco maravilloso.

 

Dónde naciste, a qué escuela fuiste, a qué club, dónde vivís ahora (barrio)

Nací en Bahía Blanca. Fui a La Inmaculada. Me identifico con Estudiantes y vivo en el barrio Millamapu

 

Ping pong

 

Un lugar: Monte Hermoso, el mar.

Un libro: de todos los que leí elijo ‘Mujeres insolentes’ de Felipe Pigna

Un cómic: Mafalda

Una canción: “La muralla verde” de los Enanitos Verdes

Un artista: Tom Hanks

Un museo o centro artístico: me encantó el Museo del Deporte, es muy lindo y hay muchos recuerdos de mi niñez.

Una obra de teatro: “Locos de contentos”

 

Por Julián Etchande

Article Categories:
Archivo del presente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Shares
X